Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

CURSO GRATUITO DE GESTIÓN DE LA SOSTENIBILIDAD EN EMPRESAS DE LA CONSTRUCCIÓN: IMPLANTACIÓN DE LOS ODS 8,9 Y 12

Curso GRATUITO en el que se mostrarán las metodologías de implantación de la gestión de la sostenibilidad en las empresas de la construcción, con especial incidencia en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) 8 (trabajo decente y crecimiento económico), 9 (industria, innovación e infraestructura) y 12 (producción y consumo responsables), con pautas para la adopción de medidas en las empresas que contribuyan a la consecución de estos tres ODS y, de forma general, a la Agenda 2030.

Contenidos: Agenda 2030 en el sector de la construcción. Sistemas de Gestión de la Sostenibilidad. Plan de Sostenibilidad de una empresa. Priorización de los ODS. Los ODS 8, 9 Y 12. Importancia en el sector de la construcción y acciones para su contribución. Certificación de ODS.

Metodología: Curso On Line. 20 horas on line + 100 horas de estudio, ejercicios y evaluaciones. El alumno se conecta según su horario y disponibilidad. Apuntes, material de apoyo, tests de autoevaluación.Tutor para la resolución de cuestiones.

 

Inscripciones: María Lladró. mlladro@fevec.net 96 352 53 69

Plazas LIMITADAS, inscripción por riguroso orden de solicitud

Inicio: 26 de septiembre de 2022

La Agenda 2030, una brújula para el sector de la construcción

 

Existe consenso respecto a la percepción de que el ritmo actual para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) no ha sido lo suficientemente rápido hasta la fecha. En este momento, cuando aún faltan 8 años para que acabe el plazo marcado por Naciones Unidas para lograr los ODS, el mundo no está en camino de alcanzarlos. El sector de la construcción e ingeniería civil impacta sobre todas las esferas del desarrollo, incidiendo directamente sobre el bienestar social, el crecimiento y el fortalecimiento de la economía, la competitividad y el cuidado del entorno. Es por esto, que alinear su accionar con la Agenda 2030 resulta fundamental. Para conocer el las oportunidades y retos de los ODS en este sector, el Pacto Mundial de las Naciones Unidas ha publicado una completa investigación.

Todos somos parte del problema, y todos somos parte de la solución. Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible llaman a diversos actores del planeta a contribuir al cambio para alcanzar un horizonte sostenible en 2030; administraciones públicas, sociedad civil, mundo académico y empresas. Y dentro del ámbito empresarial el marco de Naciones Unidas plantea retos específicos para cada uno de los principales sectores económicos. Las medidas a impulsar por las organizaciones para lograr los ODS dependerán en gran parte de su sector. Todos los sectores han de afrontar su propia transición hacía modelos de negocio más sostenibles y por el camino todos ellos encontrarán dificultades, pero también importantes oportunidades.

Concretamente, el ámbito de la construcción e ingeniería civil impacta sobre todas las esferas del desarrollo, incidiendo directamente sobre el bienestar social, el crecimiento y el fortalecimiento de la economía, la competitividad y el cuidado del entorno. Además, mantiene una relación directa con otros sectores como el comercio y distribución, las telecomunicaciones y nuevas tecnologías o el sector agroindustrial. El Pacto Mundial de las Naciones Unidas ha publicado su informe: “El sector construcción e ingeniería civil: contribuyendo a la Agenda 2030. La creación de ciudades sostenibles y resilientes” en el cual analiza en profundidad la incidencia de la Agenda 2030 en el ámbito de la construcción.

Este sector es vital para nuestro país. Cabe destacar que el mismo representa actualmente el 5,8% del PIB español, con un total de 126.842 empresas inscritas en la Seguridad Social al cierre de 2020. Además, emplea actualmente a 1.244.077 trabajadores y trabajadoras, representando un 6,5% de la cuota de personas empleadas en el conjunto de la economía española. Así, la publicación afirma que las empresas de construcción e ingeniería civil tienen una incidencia significativa sobre la Agenda 2030, especialmente sobre el ODS 7: Energía asequible y no contaminante, ODS 9: Industria, innovación e infraestructuras y el ODS 11: Ciudades y comunidades sostenibles. Sus actividades impactan principalmente en las metas 7.b enfocada en la mejora y ampliación de las infraestructuras y tecnologías vinculadas a la prestación de servicios energéticos, la meta 9.1 relativa al desarrollo de infraestructuras sostenibles fiables y resilientes y la meta 11.3 referente al incremento de los procesos de urbanización con un enfoque sostenible e inclusivo.

En general, la investigación advierte que las empresas vinculadas a la construcción se muestran comprometidas con la Agenda 2030, con un 85,86% de las entidades consultadas que trabajan los ODS. Asimismo, su conocimiento se encuentra en la media del resto de sectores, con un 49,5% de empresas que afirman conocerlo en profundidad y un 34,3% que lo hace superficialmente. El sector Construcción e Ingeniería Civil ha aportado soluciones creativas e innovadoras que contribuyen al desarrollo sostenible y a cada uno de los 17 ODS. Desde microempresas a grandes empresas del sector han contribuido con ejemplos y casos prácticos que permitirán conocer como desde su ámbito de actuación pueden impactar en la sostenibilidad y en la consecución de las Agenda 2030.

Evidentemente, las empresas de la construcción e ingeniería civil encuentran en la Agenda 2030 las bases para desarrollar una modernización del sector basada en la sostenibilidad de sus actividades. La construcción de infraestructuras sostenibles, tanto urbanas como industriales, es un aspecto clave para alcanzar un desarrollo y crecimiento inclusivo y respetuoso con el medioambiente.  Además, en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno de España, se prevé asignar 6.802 millones de euros a rehabilitación de vivienda y regeneración urbana y 6.667 millones de euros en movilidad sostenible, segura y conectada. Sin embargo, según el estudio del Pacto Mundial, entre los ODS más trabajados  tan sólo se encuentra el 9 de los Objetivos mencionados, que ostenta el tercer puesto con un 59,60%. Por delante de éste e igualados en el porcentaje de empresas que lo reportan, se encuentran el ODS 3 y el ODS 13. En 4º lugar el ODS 5 sobre igualdad de género, un Objetivo que ya se ha instalado como prioritario para las empresas de nuestro país.

Si bien es cierto que, dentro del análisis realizado se subrayan varias áreas de mejora como la integración de los ODS en las diferentes áreas de la empresa llevada a cabo por el 21,2% de las entidades consultadas y la formación específica a los empleados en la materia (14,1%). También el establecimiento de objetivos públicos y medibles en relación con los ODS, que, aún estando 6 puntos por encima de la media con un 26,3%, se aspira a que alcance el mismo número .

Retos y desafíos de cara a la transición

En cuanto a los retos que afronta el sector relativos al marco propuesto por Naciones Unidas, la reducción de impactos sobre el medioambiente representa uno de los principales desafíos para la construcción y la ingeniería civil en este proceso de transición. El estudio afirma que, actualmente, entre el 10% y 15% de los residuos de materiales de construcción se generan durante las diferentes fases del proceso de construcción como tal.

Por otra parte, la salud y seguridad laboral de las y los trabajadores del sector es un ámbito de mejora y a su vez un importante reto a abordar. La publicación revela que entre 2020 y 2021, la construcción figuró como la actividad con mayor incidencia de accidentes laborales, alcanzando un total de 5.610 accidentes entre los trabajadores del sector afiliados a la seguridad social. Con esto, una de las prioridades reside en fortalecer y mejorar las condiciones laborales a través de medidas como la implementación de políticas referentes a la prevención de riesgos laborales (PRL), aprovisionamiento de los trabajadores/ as con el equipo de protección personal adecuado, formación al sobre seguridad y salud laboral para todo el personal, evaluación continua de las condiciones de trabajo, adecuación de la señalética en las obras, entre otras. Por último, otro gran reto reside en los esfuerzos por lograr la igualdad de género en un sector altamente masculinizado. En 2020 la representación de mujeres en el sector se situó en el 8,2%. La creación de políticas de igualdad y el trabajo por la reducción de la brecha salarial y de género son áreas de mejora especialmente urgentes.

Si bien los retos son grandes, también hay importantes oportunidades para el sector. Una de las conclusiones que se desprende del estudio es que el futuro del sector pasa por la eficiencia energética y la aplicación de medidas de economía circular. En este sentido, los expertos sostienen que este nuevo enfoque ligado al desarrollo sostenible impulsa también la creación de ciudades inteligentes, basadas en la innovación, la economía circular y en la integración de nuevas tecnologías. Su funcionamiento permite mejorar la calidad de vida de las personas, reducir los impactos ambientales y generar un mayor beneficio económico para el sector. Al respecto, se observa que la inversión en ciudades inteligentes en 2020 a nivel global supuso 114.000 millones de euros, con un incremento del 18,9% respecto a 20195 . Por último, la eficiencia energética se ha convertido en un pilar para la descarbonización del sector, existe un amplio abanico de oportunidades respecto a las edificaciones sostenibles entre las cuales destacan las energías renovables, la iluminación inteligente y los sistemas de ventilación natural. Además, la rehabilitación y readecuación de las edificaciones existentes (principalmente de viviendas) para convertirlas en espacios más sostenibles y eficientes se ha convertido en una oportunidad de mejora importante.

Se necesitan cambios sistémicos y transformaciones estructurales en todas las áreas de la economía para alcanzar la Agenda 2030 y precisamente el contexto actual ofrece la oportunidad de activar y acelerar estos cambios a nivel país y al mismo tiempo contar con una salida sostenible a la crisis de la COVID-19. La publicación concluye que nos encontramos ante un momento único que permitirá construir un país, una región y un planeta más inclusivo, justo y sostenible. Es el momento de iniciar las transformaciones necesarias para acelerar así el cumplimiento de los ODS en los 8 años que restan para el vencimiento del marco.

Fuente: https://diarioresponsable.com/noticias/32593-la-agenda-2030-una-brujula-para-el-sector-de-la-construccion

 

En el sector de la construcción también tenemos deberes: Los ODS nos los indican 

Por Clara Ramoneda, Arquitecta Técnica (www.calararamoneda.com)

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son los objetivos globales para erradicar la pobreza, luchar contra la desigualdad y la injusticia y frenar el cambio climático entre otros. Estos objetivos fueron aprobados el 25 de septiembre del 2015 por la Asamblea general de Naciones Unidas como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible.

La nueva agenda (Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible) marcará la acción global para su desarrollo hasta el 2030, y junto con el resto de agendas globales (Nueva Agenda Urbana, Acuerdo de París sobre el cambio climático, la Agenda de Acción de Addis Abeba y el Marco de Acción de Sendai) configurarán la hoja de ruta de actuación para llegar a cumplir con el objetivo común: El Desarrollo Mundial Sostenible.

Los 17 objetivos aprobados son:

Cada objetivo tiene metas específicas que deben alcanzarse en los próximos 15 años.

En todos los objetivos tenemos una importante responsabilidad como profesionales y como ciudadanía. Hoy en este artículo nos centraremos en:

  • Salud y bienestar
  • Energía asequible y no contaminante
  • Ciudades y comunidades sostenibles
  • Producción y consumo responsable

 

La base de este objetivo es poder garantizar una vida saludable y promover el bienestar universal. Para lograr la meta de este Objetivo se establece que en el 2030 haya menos de 70 fallecimientos.

Se precisa de muchas iniciativas y cambios en muchos ámbitos. En el sector de la construcción tenemos una gran responsabilidad en la salud y el bienestar de la ciudadanía.

Debemos construir con materiales saludables y realizar un buen diseño para poder garantizar un confort y un bienestar óptimos. El estudio de la calidad del aire interior debe ser una prioridad en cada proyecto.

«En los resultados de las monitorizaciones de los edificios convencionales es común encontrar que se superan con creces los niveles óptimos de concentración de ppm de CO2 con bastante frecuencia, así como altas concentraciones de otros gases y partículas»

Para poder prevenir estas concentraciones insalubres, se recomienda el diseño de un edificio que asegure una buena ventilación y la utilización de materiales ecológicos con bajas emisiones de componentes orgánicos volátiles (COVs). A la vez que no podemos olvidar la importancia de aspectos energéticos para poder garantizar unas condiciones óptimas de temperatura interior.

Nuestros edificios deben ser saludables para las personas que los habitan, nuestra apuesta es clara.

Una de las metas del objetivo es:

  • Para 2030, reducir sustancialmente el número de muertes y enfermedades producidas por productos químicos peligrosos y la contaminación del aire, el agua y el suelo.

 

La energía es fundamental para casi todos los grandes desafíos y oportunidades a los que hace frente el mundo actualmente. Ya sea para el empleo, la seguridad, el cambio climático, la producción de alimentos o para aumentar los ingresos. El acceso universal a la energía es esencial.

Como datos destacables:

  • El 13% de la población mundial aún no tiene acceso a servicios modernos de electricidad.
  • La energía es el factor que contribuye principalmente al cambio climático y representa alrededor del 60% de todas las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.

Estos datos nos reflejan la necesidad de conseguir el acceso a un bien de primera necesidad cómo es la electricidad, así como garantizar que la generación de electricidad sea con energías limpias, como las renovables.

Nuevamente des de nuestro sector tenemos mucho trabajo que hacer.

Un estudio de ACAmbientales evidencia que al menos 900.000 personas sufrieron desconexiones de suministro en 2016, ante esta cifra  se recomienda priorizar las medidas estructurales como la rehabilitación energética de edificios o la mejora de la información y formación de la ciudadanía para su empoderamiento, en paralelo al desarrollo de medidas paliativas.

Con estas medidas se podría reducir el porcentaje del 15% de población residente en España que sufre temperaturas inadecuadas en la vivienda o retraso en el pago de recibo de suministros y/o alquileres/hipotecas, considerando ambos gastos, básicos para vivir dignamente.

Las metas de este objetivo son:

  • De aquí a 2030, garantizar el acceso universal a servicios energéticos asequibles, fiables y modernos
  • De aquí a 2030, aumentar considerablemente la proporción de energía renovable en el conjunto de fuentes energéticas
  • De aquí a 2030, duplicar la tasa mundial de mejora de la eficiencia energética
    • De aquí a 2030, aumentar la cooperación internacional para facilitar el acceso a la investigación y la tecnología relativas a la energía limpia, incluidas las fuentes renovables, la eficiencia energética y las tecnologías avanzadas y menos contaminantes de combustibles fósiles, y promover la inversión en infraestructura energética y tecnologías limpias
    • De aquí a 2030, ampliar la infraestructura y mejorar la tecnología para prestar servicios energéticos modernos y sostenibles para todos en los países en desarrollo, en particular los países menos adelantados, los pequeños Estados insulares en desarrollo y los países en desarrollo sin litoral, en consonancia con sus respectivos programas de apoyo

Estas metas tienen que ser nuestro A-B-C profesional, con nuestro trabajo podemos/debemos aproximarnos al máximo a ellas. Tenemos una responsabilidad social y ambiental.

 

Las ciudades del mundo ocupan solo el 3% de la tierra, pero representan entre el 60% y el 80% del consumo de energía y el 75% de las emisiones de carbono

Este dato nos debe abrir los ojos y actuar. Son muchos los problemas que existen para mantener ciudades de manera que se sigan generando empleos y siendo prósperas sin ejercer presión sobre la tierra y los recursos. Los problemas comunes de las ciudades son la congestión, la falta de fondos para prestar servicios básicos, la falta de políticas apropiadas en materia de tierras y vivienda y el deterioro de la infraestructura.

El sector de la construcción debe afrontar el reto de mejorar la calidad de vida de las ciudades, sin perjudicar el medioambiente, o minimizando su impacto.

Josep Bové nos habló en el artículo «Islas de Calor Urbano» sobre algunos de los factores que influyen en aumentos de temperatura en las ciudades: En Barcelona se registraron temperaturas próximas a los 35 °C e incluso, en otras ciudades de España, se sobrepasaron los 40 °C.

Destacaremos los dos factores principales que influyen en este aumento de temperaturas en las zonas urbanas. El primero, la elevación de la temperatura ambiente consecuencia del cambio climático (el que no existe, según algunos). El segundo, el efecto conocido como «isla de calor», fenómeno que consiste en la acumulación del calor en las ciudades debido a la construcción con materiales que absorben y acumulan el calor a lo largo de las horas de insolación.

Algunas de las metas de este objetivo son:

  • De aquí a 2030, aumentar la urbanización inclusiva y sostenible y la capacidad para la planificación y la gestión participativas, integradas y sostenibles de los asentamientos humanos en todos los países
  • Redoblar los esfuerzos para proteger y salvaguardar el patrimonio cultural y natural del mundo
  • De aquí a 2030, reducir el impacto ambiental negativo per capita de las ciudades, incluso prestando especial atención a la calidad del aire y la gestión de los desechos municipales y de otro tipo

 

«El objetivo del consumo y la producción sostenibles es hacer más y mejores cosas con menos recursos. Se trata de crear ganancias netas de las actividades económicas mediante la reducción de la utilización de los recursos, la degradación y la contaminación, logrando al mismo tiempo una mejor calidad de vida.»

Tenemos diferentes herramientas y vías para conocer y evaluar el impacto de los materiales que utilizamos.Cuando haces un Analisis del Ciclo de Vida (ACV), primero se tiene que definir las etapas del ciclo de vida o los límites del sistema que va a tener en cuenta para su evaluación. Definidos estos límites podremos estudiar: De la  «Cuna a la puerta» significa que se está buscando en el impacto de la fuente, incluida la extracción de la materia prima, hasta el momento en que el producto sale de la fábrica.O bién «De la cuna a la tumba» va un paso más allá y se examina el impacto de todo el ciclo de vida, que cubre el uso real y el reciclaje o disposición final.

Conociendo estos impactos podemos actuar, y promover el uso de materiales con bajo impacto en la extracción y fabricación, materiales que puedan tener un segundo uso (Economía Circular) o materiales reciclables. Tenemos que diseñar sistemas constructivos que sean desmontables, que permitan la separación de materiales para facilitar su reciclado o segundo uso.

A la vez esta información tan valiosa sobre el impacto ambiental de los productos, los fabricantes debemos informarla de forma clara a nuestros clientes. Los profesionales de la construcción deben poder elegir el material en base a su impacto ambiental.

Hemos repasado algunos de los ODS, 4 de los 17 existentes. Defendemos su importancia y la necesidad de acción emergente que pide el planeta y la sociedad. Os recomendamos que os informéis de los propósitos y metas a conseguir en el 2030 ya que toda la ciudadanía tenemos cosas que mejorar.

Más info en: https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/objetivos-de-desarrollo-sostenible/

LOS OBJETIVOS DE DESARROLLO SOSTENIBLE (ODS)

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (2015-2030), también conocidos por sus siglas ODS, son una iniciativa impulsada por Naciones Unidas para dar continuidad a la agenda de desarrollo tras los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Son 17 objetivos y 169 metas propuestos como continuación de los ODM incluyendo nuevas esferas como el cambio climático, la desigualdad económica, la innovación, el consumo sostenible, la paz y la justicia, entre otras prioridades. Tras un proceso de negociación sobre los ODS que involucró a 193 estados miembros de la ONU, el 25 de septiembre de 2015, los 193 dirigentes mundiales aprobaron en una cumbre celebrada en Nueva York en reunión plenaria de alto nivel de la Asamblea General, una Agenda que lleva por título “Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible«, el que entró en vigor el 1 de enero de 2016.

​Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) pasarán a la historia como el primer esfuerzo a gran escala de la humanidad para elevar de manera simultánea el nivel de vida de millones de personas de todo el mundo. Durante 15 años, los ODM significaron para sociedades y gobiernos la oportunidad de contar con una agenda universal de prioridades que trazaban una ruta definida para el desarrollo de las naciones. Los ODM ahora dan paso a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que tendrán un periodo de vigencia de 15 años.​

La educación juega un papel esencial en la formación de ciudadanos, por ello la inclusión de prácticas y políticas que promuevan actitudes y comportamientos ambientalmente sostenibles en las diferentes instituciones educativas debe contemplarse, siguiendo las líneas marcadas por la UNESCO y materializadas en los ODS.

Nuestra organización empresarial se suma, como no puede ser de otro modo, a esta labor de fomento y difusión de la cultura y prácticas de la economía sostenible, de la responsabilidad social y de la economía del bien común y en la implantación y fomento de determinados ODS en las pymes de relacionadas directa o indirectamente con nuestro sector en la provincia de Castellón.

Así, una de nuestras primeras iniciativas es informar del primer  Encuentro del Observatorio de Simbiosis Industrial de la Comunitat Valenciana. Este primer encuentro tiene como tema central “Simbiosis Industrial y Territorio” y en él se abordará la importancia del Territorio en la simbiosis industrial y los retos empresariales para abordar este tipo de iniciativas. Esta jornada tendrá lugar el próximo 4 de mayo a las 9:30 horas en un formato mixto por video conferencia y presencial (C/. Hernán Cortés, Valencia).

Esta jornada se organiza en el marco del Observatorio de Simbiosis Industrial de la Comunitat Valenciana, iniciativa impulsada por la Conselleria de Economía con el objeto de que administración, empresas y entidades actúen como impulsores y catalizadores del proceso de cambio hacia un modelo productivo sostenible basado en el aprovechamiento de servicios, subproductos y residuos entre empresas.

Si esta interesado en asistir a este ecuentro puede formalizar su inscripción AQUÍ