Blog

El sector confía en los fondos europeos como revulsivo

news-apecc-1

Ante la coyuntura actual en el mercado de reformas, marcado por la escalada de costes, desde la patronal de la construcción de Castellón Apecc son optimistas en cuanto a que las subvenciones europeas que se pueden solicitar hasta el 1 de diciembre avivarán la demanda en los próximos meses. En representación de Apecc, el coordinador de la gestora, David Ruiz, apuntó: «Sigue habiendo mucha demanda de reformas en Castellón. Y se prevé que continúe. La semana pasada se presentaron en València los fondos Next Generation destinados a la reforma de viviendas, comunidades de propietarios y barrios, a fin de mejorar la eficiencia energética de las mismas. Vienen de Europa y la Conselleria de Vivienda tiene interés en que se utilicen».

Sobre el contexto vigente, Ruiz valoró que «el encarecimiento de materiales afecta a las reformas y el importe depende del propio producto: aluminio, hormigones, hierros y cerámica han subido mucho de precio. El sobrecoste, dependerá de cada caso, del acuerdo alcanzado y del contrato firmado en el momento del encargo». En su opinión, por ahora, «las pequeñas reformas de particulares siguen a buen ritmo aunque quizás sí repercuta en las de mayor calado, pero no tenemos datos».

En todo caso, empresarios como José Matas, CEO de Fustecma, en el día a día detecta que hace falta menos burocracia en las convocatorias de ayudas públicas en general. «En el Plan Renhata de Conselleria, vienen clientes que no se compran pisos nuevos sino de segunda mano o heredados y lo que más arreglan son baños o cocinas. Hay además gente mayor que se hace la obra, pero no pide la subvención porque se pide mucha documentación, cuestionario, etc.». «Debería ser tan sencillo como presentar una factura con el IVA de la empresa y que le abonaran la ayuda», propuso. Por su parte, Sergio Pardo, de Construcciones Pardo, indicó que en rehabilitación estructural y eficiencia energética –campo de ayudas de la UE–, « hacemos muchos trabajos y las ayudas lo potenciarán, suponen un ahorro para las familias. El posible sobrecoste es compartido, no se nota tanto. No es lo mismo un propietario que se gaste 15.000 euros en reformar su casa que otro que desembolse 2.000 ó 3.000 para reparar fachada o acondicionamiento energético»

FUENTE: Periódico Mediterráneo de Castellón